viernes, 24 de febrero de 2012

Película de habla no inglesa: cuando ser favorita no es suficiente

Hay que tener mucho cuidado con la Academia a la hora de valorar el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Lo comentábamos hace unos días en nuestro análisis de la categoría y lo compartía hace unas horas también Nathaniel Rogers en su siempre recomendable TheFilmExperience. "A Separation" es la gran favorita después de haber arrasado en la temporada de premios, de eso no hay duda. ¿Apostaría mi dinero por su victoria? En absoluto.

A lo largo de la historia reciente de los premios nos encontramos con múltiples casos que nos recuerdan que la etiqueta de "favorita de la categoría" es un regalo envenenado. Anda que no se rieron (nos reímos) en su momento con el ataque chovinista de Jean Pierre-Jeunet, el responsable de "Amelie". En la alfombra roja el francés afirmaba que él no cambiaba ni 10 Oscars por uno de los Cesar a los que aspiraba la película protagonizada por Audrey Tatou. Finalmente sus palabras le estallaron en la cara: ni fue coronada a lo grande en su país (sólo se llevó 4 de los 13 premios a los que aspiraba) ni se llevó uno solo de los cinco Oscars a los que aspiraba. Su gran presencia en las candidaturas ni su condición inmediata de clásico del cine y película para modernos fue suficiente para derrotar a "No Man's Land", de Danis Tanovic.

En la misma línea nos encontramos con la decepción de "El laberinto del fauno". La película de Guillermo del Toro, una producción española que presentaba a México, caía en el rédil de las películas extranjeras ante la solitaria pero contundente presencia de "La vida de los otros". Los casi siempre conservadores votantes de esta categoría prefirieron a la sensacional candidata alemana por encima de una de los fenómenos del 2006. Aún así, este drama con toques fantásticos completó una gran noche al vencer en tres categorías técnicas (dirección artística, fotografía, maquillaje y peluquería). No obstante, ser una de las películas extranjeras más nominadas y taquilleras de la historia no fue suficiente para la Academia.

Menos sorprendente (era mi apuesta) fue la derrota de la alemana "The White Ribbon" ante la argentina "El secreto de sus ojos". La película Michael Haneke había enamorado a los críticos de todo el mundo y tenía la prestigiosa Palma de Oro en su bolsillo, pero tenía en los académicos a su público más difícilmente accesible. La presencia de una opción más tradicional (y aún así espectacular y sensacional, todo sea dicho) y suficientemente potente fue demasiado para una cinta adorada por los círculos más exquisitos.

Más polémicas, aunque por distintas razones, fueron las derrotas de las orientales "Waltz with Bashir" y "Paradise Now". El poder judío en Hollywood convertió en misión imposible la victoria de dos películas que se acercaban "peligrosamente" a los palestinos en la visión de ese trágico confilcto que lleva lastrando la zona durante ya casi 70 años. "Paradise Now", la primera candidata en la historia de los Territorios Palestinos (así fue reconocida), llegó a ganar el Globo de Oro... pero eso no fue suficiente para convencer a los Académicos. Las mucho más clásicas "Departures" (Japón, 2008) y "Tsotsi" (Sudáfrica, 2005) se llevaron la gloria.

¿Puede pesarle a la candidata iraní las malas relaciones que han mantenido históricamente el país oriental con Estados Unidos? ¿Puede ser demasiado tentadora para los académicos la opción polaca, con una historia de nazis en su centro narravito? No seamos dramáticos. La cinta de Ashgar Farhadi sigue siendo la gran favorita, una etiqueta que sí le sirvió a cintas como "Todo sobre mi madre", "Mar Adentro", "In a better world" o "Crouching Tiger, Hidden Dragon". Eso sí, las inseguridades no desaparecerán hasta la lectura del ganador.

4 comentarios:

Este año no nos defrauden!

Ya es justo que gane algo hecho más para la cabeza que para el corazón. Además son películas que trascenderan y cuyas críticas son unanimes y de reconocimiento internacional.

Películas como "Amelie" y "El Laberinto del Fauno" pese a convertirse en éxitos de taquilla no perdierón su toque de autor, lograrón cautivar a todo el público internacionalmente pero su pecado fue ser películas de fantasía.

"Paradise Now", "Waltz with Bashir" y "The White Ribbon" son obras contundentes en lo que revelan, no toman partido, simple y sencillamene muestran lo que no se quiere saber. Conmueven si las razonas y sobre todo conservan la escencia de su cine, sus origines y no buscan imitar. Y mucho menos gustar "fozozamente".

Esperemos que nos den placer por esta ocasión a los seguidores de esta maltratada categoría.

Producer: Guillermo del Toro

.....y digo yo,por qué no se ha planteado nadie que los cuatro actores de esta maravilla de película podrían haber estado nominados al Oscar perfectísimamente?
Los cuatro realizan unas interpretacones formidables e incluso memorables.

Mejores que las de algunos y algunas de los nominados. Pero el mundo de Hollywood es así de ombliguista....y si nomina a actores extranjeros nunca lo hará a un grupo de actores de lengua árabe. Qué pena.

en lengua persa, querrás decir, que no tiene absolutamente nada que ver con el árabe.

Publicar un comentario en la entrada